Buscar

PRUEBAS Y APROBACIONES

Las luces TYRI se someten a pruebas y ensayos para asegurar las prestaciones mejores, incluso en los entornos más duros. Se someten a test severos para garantizar que puedan soportar el trabajo pesado al que están expuestos todos los vehículos fuera de carretera.

Aquí abajo se presentan algunas de nuestras evaluaciones de calidad. Sin embargo, las luces TYRI se someten a otros numerosos exámenes para asegurar que nuestro producto final sea conforme a los altos estándares que se esperan los clientes:

Protección LED – las luces TYRI disponen de circuitos de sensores térmicos integrados que reducen la potencia para regular la temperatura de la luz. Esto impide que se dañen los LED y su avería prematura. Las luces de LED de TYRI también están protegidas contra la inversión de polaridad en el caso de una instalación incorrecta. Si los cables se cruzaran durante la conexión, las luces TYRI no se encenderán hasta que los cables se hayan conectado en la configuración correcta, así protegiendo los LED y los circuitos asociados.

Vibración y choques – Las luces TYRI se someten a extensas pruebas de vibraciones y choques, hasta un máximo de 8 horas en todos los ejes, con una fuerza de presión de hasta 50G. Así se simulan las fuerzas aplicadas a las luces montadas en los vehículos para uso fuera de carretera.

Pruebas ambientales combinadas – Las luces TYRI se someten a temperaturas bajas y altas, así como a niveles de humedad altos, durante un mínimo de 50 días para asegurarse de que no se verán afectadas por los cambios en las condiciones ambientales. Las pruebas se realizan a temperaturas entre -40°C y + 85°C y hasta 90% de humedad.

Compatibilidad electromagnética (CEM) – Recubre una importancia fundamental, sobre todo en los vehículos de emergencia o militares, que la iluminación no afecte a los sistemas de control, cámaras, ordenadores de a bordo y otros equipos sensibles a las ondas radio. Esta es la razón por la que las luces TYRI se someten a un profundo examen para asegurar que no interfieran con la funcionalidad CEM. De acuerdo con esta filosofía, las luces TYRI han obtenido en la mayoría de los casos la clasificación CISPR 25 Clase 5.

Niebla salina – Las luces TYRI se someten a pruebas de niebla salina para garantizar su conformidad con las normas ASTMB117.  Esto asegura que las luces TYRI funcionen incluso en entornos corrosivos.

IP69K – las máquinas para uso fuera de carretera a menudo deben ser limpiadas con agua a alta presión, y en algunos casos incluso vapor, para desinfectar el equipo. Por eso TYRI asegura que todos los sistemas de iluminación cuentan con las homologaciones IP69K.

Intelligent Lighting Solutions